Entrevista a David Mancera Araujo

by Alister Mairon
0 comment 7 minutes read
A+A-
Reset

¿Quién es David Mancera Araujo y qué le hizo empezar a escribir?

Probablemente, el aburrimiento es lo que peor llevo en la vida, y se me ocurren muy pocas cosas más aburridas que hablar de mí mismo. Soy curioso y necesito salir constantemente de mi zona de confort. Creo que esa es una de las razones que me ha llevado a escribir, el deseo de hacer cosas que aún no he experimentado, de ponerme retos para comprobar si puedo con ellos. Otra es la lectura, sin duda. Antes o después, creo que la mayoría de los lectores pensamos en escribir. Todo eso también está detrás de mi principal pasión, que es viajar. Si pudiera, pasaría la vida en movimiento, sin una residencia fija. El único defecto que le veo a ese plan es que mis gatas no querrían vivir conmigo.

Tu relato publicado en Windumanoth, «El niño sin sombra», trata sobre una mujer que, yendo a por agua al pozo, encuentra a un extraño muchacho. ¿Cómo se te ocurrió la idea? ¿Qué buscabas transmitir?

El niño sin sombra lo escribí para la convocatoria de realismo mágico. Mi relato, aunque mereció una mención de honor, se quedó fuera. No sabría decir si por desgracia o por fortuna, porque soy mecenas de la Windu desde el comienzo y pocas cosas me hacían más ilusión que ver un relato mío en una revista que adoro.

Además del componente de realismo mágico que exigía la convocatoria, la historia tiene otro elemento que para mí es clave. Y es que me apetecía mucho escribir algo que aconteciera en África, mejor dicho, que pudiera identificarse claramente con África. No sé si lo habré logrado.

La protagonista, Giwamurmushi (que significa sonrisa de elefante en hausa, una de las muchas lenguas de Nigeria), no va a buscar agua al pozo, sino un nuevo hombre. En su aldea las mujeres viven durante muchísimos años, muchos más que los hombres, que nacen de la tierra. Podría decirse que la idea de una sociedad en la que solo hay mujeres y donde los hombres han desaparecido o han quedado en un segundo plano es un tema recurrente para mí.

David Mancera Araujo

David Mancera Araujo.

¿Esta ha sido tu primera incursión en la literatura de género? ¿Es una excepción en tu carrera o tienes planes de seguir escribiendo fantasía, ci-fi o terror?

En absoluto. No descarto escribir algo que no sea género, pero en este momento es lo único que me apetece escribir y todos mis proyectos actuales son de literatura de género. No sabría decir si me gusta más la fantasía o la ciencia ficción. Hasta el momento, me apetecen por igual. En mi caso, el terror queda en un segundo lugar, como lector y como escritor.

Me gusta escribir lo mismo que me gusta leer, y esto es lo que más disfruto. Escribir lo que leía de niño y no he dejado de leer de adulto, gracias a seres increíbles como Gaiman, LeGuin, Scalzi o Barceló. Aunque por el camino me “distrajeran” un poco otros autores, como mi admirado Murakami.

Así que, ni es la primera, ni será la última, ni es una incursión, que implica necesariamente una acción breve, de corta duración.

¿Qué otras obras de David Mancera Araujo podemos encontrar en el mercado? ¿Y en proyecto?

Llevaba toda la vida (y este año cumpliré nada menos que 46) tonteando sin acabar nada hasta que, a finales de 2017, me propuse terminar uno de mis proyectos «de siempre». Entre diciembre de ese año y marzo del 18 (soy muy lento) escribí  Los colores del acero. El siguiente reto era que le gustara a alguien más. Unos meses después Ediciones Dorna anunciaba su primera recepción de obras y prometía un informe de lectura. El 14 de octubre les envié el manuscrito para tener la opinión de alguien del mundillo. El 3 de noviembre me dijeron que querían publicarla.

Me dio tal subidón que en tres días escribí La astrónoma, un relato muy experimental. El objetivo era  presentarlo para su antología Contramarea. ¡Resultó que también les gustó! Son adorables y las quiero con locura.

David Mancera Araujo

El año pasado estuve escribiendo sobre todo ficción corta, presentándome a algunas convocatorias y subiendo otras cosas a Lektu. Por ejemplo las antologías Almas desahuciadas y Madame Sinclair, médium de las estrellas y otros relatos, con gente a la que también quiero mucho.

En el futuro quiero seguir explorando el mundo de Los colores del acero. Se ambienta en los fundamentos del I Ching, el gran libro taoista, y en sus ocho palacios. Quería escribir las siete historias que aún me faltan aproveché el nano para empezar la segunda. Pero cuando casi tenía el primer borrador, me di cuenta de que aquello solo era media historia. Seguramente, alguien que pretendiera hacer de la literatura su oficio habría continuado escribiendo la otra mitad. Pero yo estoy en esto por pura diversión y no me apetecía, de modo que lo aparqué y escribí El niño sin sombra.

Hace poco publicaste un relato en la antología Katana y brujería. ¿Querrías hablarnos de tu experiencia con este formato de publicación?

Creo que ha quedado claro que no tomo mis decisiones tras sesudas sesiones de planificación, sino que me lanzo a lo que me piden el cuerpo y la mente en cada momento. Hacía mucho que seguía en redes a la antóloga, M.H. Isern, al igual que a Aroa y Aritz, que fueron los otros dos miembros del jurados. Fue un «aquí tengo que estar». Siempre trato de aprovechar varios impulsos complementarios.

David Mancera Araujo

Tenía ganas de escribir sobre la venganza y hacerlo además con un tono sobrio, lo más alejado posible de las explosiones multicolor que con frecuencia aparecen en otras historias mías. Pensé que algo así le venía de perlas a una ambientación de samuráis y así nació Venganza de sangre, que gira en torno al kataki-uchi, una de esas tradiciones japonesas que tanto nos llaman la atención a los de Poniente.

La experiencia no podría haber sido mejor: en un par de días rozamos el número uno de descargas en Lektu y estoy seguro de que esta antología dará mucho que hablar, porque los cuentos que he leído por ahora me han sorprendido por su enorme calidad.

¿Un libro de género recomendado por David Mancera Araujo?

¡Pedir solo uno es muy cruel! Se está escribiendo tanto y tan bonito en España que me sería imposible nombrar a alguien. Eso sería dejar fuera a tanta otra gente que llena mis librerías y mi Kindle día tras día. Así que me tiraré a lo facilón y recomendaré un libro de uno de mis autores no español de cabecera: El océano al final del camino, de Neil Gaiman.

Leave a Comment

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Windumanoth
Finalidad: Moderación y publicación de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso.
Destinatarios: No se comunican datos a terceros
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos

Acepto la política de privacidad *

Los datos proporcionados se conservarán mientras no solicite el cese de la actividad. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Windumanoth estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios para los fines que fueron recogidos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.